Como nace un paradigma

TRES-MONOSUn grupo de científicos encerró a 5 monos en una jaula. En el centro de la jaula había una escalera, y al final de la misma, habían colocado un racimo de bananas. Cuando uno de los monos subía a coger las bananas, caía sobre el resto de los monos un chorro de agua fría.

Después de un tiempo, los monos golpeaban a todo aquel que intentase subir a la escalera a recoger las bananas.
Pasado un tiempo, ya ninguno de los 5 monos subía, por miedo a la paliza del resto del grupo y a pesar de la tentación que suponían las bananas.

Los científicos sustituyeron a uno de los monos que, ignorando lo que sucedía en esa jaula, intentó subir a recoger las bananas, recibiendo una gran paliza del resto de sus compañeros. Luego de varias palizas, dejó de intentarlo.

Los científicos, entonces, sustituyeron a un segundo mono. Al intentar subir a por las bananas, recibió una gran paliza, incluso del mono que anteriormente había sido sustituído. Evidente, el novato decidió no intentarlo más.

Un tercero fue sustituído, y todo se volvió a repetir. Lo mismo pasó con el cuarto y el quinto.
Quedó, entonces, un grupo de cinco monos que, aún cuando no recibieron un baño de agua fría, continuaba golpeando a aquel que intentase llegar a las bananas.

Si hubiese sido posible preguntar a los monos el por qué de golpear a quien intentase llegar a las bananas(ya que ninguno había recibido ninguna ducha fría), lo más probable es que hubiesen respondido: “No sé… aquí siempre ha sido así”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *