Disco SSD vs HDD

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp

Actualmente, una característica común en los portátiles de gama alta, es incorporar una única unidad SSD entre 250GB y 1TB. Las ventajas de incorporar dispositivos de estado sólido SSD en un ordenador portátil son sencillas de entender: su tamaño puede ser más pequeño que un disco duro, mucho más silenciosas, más rápidas, consumen menos energía, pueden durar más tiempo, y son prácticamente inmunes a los campos magnéticos y a las vibraciones. Además, sus tiempos de acceso y de latencia son también mucho más bajos.

El precio actual de las unidades SSD de 2,5″ es mayor que su homólogo HDD. Dicha diferencia de precio es bastante considerable, pero como la SSD permite que el portátil sea más ligero, proporciona más resistencia a los golpes y sacudidas experimentadas en el uso diario, y añade las ventajas y beneficios como de un arranque sensiblemente más rápido, un despertar más rápido de la hibernación, un consumo inferior de energía, el mejor manejo de archivos grandes y un inicio mucho más rápido de las aplicaciones. Por ello, en estos casos merece la pena el coste adicional de la SSD.

Muchas de las ventajas de las SSD, como su velocidad, se aplican perfectamente a los ordenadores de escritorio, por ello cada vez se equipan más con SSD los ordenadores de escritorio, especialmente en la unidad de alojamiento y arranque del sistema operativo, los datos y las aplicaciones a los que se accede más frecuentemente. La sustitución de la principal unidad de arranque por una SSD, actualmente es la opción más popular de actualización de un ordenador, para aumentar la vida, especialmente uno que parece tardar un tiempo considerable en arrancar, o utilizado para aplicaciones de carga lenta como Photoshop.

En una computadora de escritorio, tiene mucho sentido agregar un disco SSD para el arranque. Incluso uno tan chico como 120 Gb (aunque personalmente recomiendo 240 Gb al menos), y dejar el disco o discos actuales como unidades de almacenamiento. Se notará un importante incremento de la velocidad, y en programas que utilizan cache en disco también se verá la mejora.

Hay que recordar que cambiar el disco de arranque implica instalar el Sistema Operativo nuevamente, por lo que es un proceso que no puede realizarse en el domicilio del cliente.

Si está interesado en hacer este cambio o agregado, llámeme para combinar una cita y hablar de costos.